jueves, 7 de octubre de 2010

conservar la identidad


No hay que perder la calma en esto, se trata de valorar firmemente lo que uno es, y tal como nos presentarmos ante los demás.
A veces entran y salen personas queriendo robar o quitar lo que somos, no hay que dejar que nos roben la identidad, lo que somos y mostramos, y la forma en que nos damos.
Es dificil pensar que muchos nos quieren a sus maneras, y no nos aman tal como nos presentamos; prefieren sentirse bien en el egocentrismo de querernos cambiar a sus modelos de fusión de personalidades, en vez de enriquecerse con la nuestra y lo poco o mucho que pueda aportar.
No me avergüenzo de ser lo que soy, no te avergüenzes de ser lo que eres, nadie nos puede quitar lo que somos.
La fusión de personalidades crea dolor y discriminación, porque siempre hay una parte anulada, conservar la identidad renueva las relaciones día a día, y cada momento es una novedad.
Mi identidad es mi ofrenda a Dios en el altar del mundo, ofrezco lo que soy, y nadie debe quitar esta ofrenda de las manos de Dios.

No hay comentarios:

Publicar un comentario