viernes, 9 de diciembre de 2011

vive tu amor por tres


Siempre hablamos de hacernos uno con la pareja de nuestro amor, pero aquí de lo que se trata es de invitar a un tercero a tomar parte de nuestra relación, ese invitado especial es DIOS.
Nuestro invitado de honor fue el inventor de esto que sentimos, de hecho se sabe que El es Amor (1Jn 4, 8)
Con nuestro tercer invitado, las fuerzas de lo femenino y de lo masculino encuentran su equilibrio, nada se libra de su influencia.
Con Dios en medio: las ansias se calman, las peleas no encuentran más tiempo de duración que el final del día, las infidelidades se quedan a raya, las diferencias enriquecen y la familia crece sana y en santidad.
Tener a Dios en medio de esta forma: ella-Dios-él.
Un simple hilo o cuerda es fácil que se rompa. Pero un cordón con tres cuerdas enlazadas ya es muy difícil romperlo. Este es el principio que está en el libro de Eclesiastés (4, 9-12).

No hay comentarios:

Publicar un comentario