viernes, 9 de diciembre de 2011

todo lo que digas es importante


Una de las principales causas del aburrimiento en nuestro tiempo es que podemos llegar a creer que nada de lo que hagamos puede ser importante, y por lo tanto no hacemos nada.
Todos podemos aportar algo de novedad a cada situación del día, una nueva visión, una nueva idea, una opinión distinta, una nuevo empuje, lo cierto que por muy pequeño que sea, será un aporte, y como viene de nosotros, tiene que ser importante.
¿Qué podía saber Sócrates? que con sus opiniones en la plaza de Átenas podía crear una nueva forma de pensar; y Sócrates es uno de los padres de la filosofía y algunos filósofos de la época pensaban que era un tonto hablador.
¿Qué podía haberse imaginado un Pablo de Tarso? que con sus largos viajes y caminatas predicando a Jesús se convertiría en un gran Apóstol, pese a que nadie le creía al principio de su ministerio.
¿Qué podía pensar Simón Bolívar? que sus ideas de libertad calarían en un pueblo que no creía en más nada que en trabajar para el imperio español, y sin embargo logró unificar a medio continente en torno a la libertad.
Es muy importante que hagamos bien lo que corresponde, y que los atrevimientos valen la pena, porque nunca podemos imaginar cuales pueden ser sus alcances, de hecho nadie lee este blog, y sin embargo seguimos escribiendo.

"El aburrimiento no significa que no tenemos qué hacer, o que no suceden suficientes cosas que nos entretengan, sino que estamos carcomidos por el sentimiento de que cualquier cosa que hagamos o digamos no tiene real importancia".
Henry J.M. Nouwen; Payasadas en Roma (1979).

No hay comentarios:

Publicar un comentario