lunes, 2 de abril de 2012

Ofrece tu dolor


"El cual, habiendo ofrecido en los días de su vida mortal ruegos y súplicas con poderoso clamor y lágrimas al que podía salvarle de la muerte,fue escuchado por su actitud reverente, y aun siendo Hijo, con lo que padeció experimentó la obediencia; y llegado a la perfección, se convirtió en causa de salvación eterna para todos los que le obedecen, proclamado por Dios Sumo Sacerdote a semejanza de Melquisedec" Heb 5,7-9.
Mucho es el dolor en el mundo, son muchas las lágrimas que corren por las mejillas de quienes luchan por mantenerse en pie de lucha entre los caminos de la vida.
Existen dos formas de asumir el dolor: dejándonos consumir por la fatiga y echarnos a llorar, la otra, desde el ofrecimiento.
el ofrecimiento es la actitud más adecuada para asumir el dolor.
Ofrecer el dolor significa: elevar las manos cansadas a quien puede escucharnos y sabe realmente lo que significa sufrir, a Jesús, quien es consuelo de quienes se dejan abrazar por su amor.
Ofrecer el dolor es entregar desde la fe, desde la humildad de la limitación humana,las ganas de superar toda fatiga aceptando lo que no se puede cambiar y luchando desde los ámbitos donde la lucha se puede librar.
Jesús aceptó la cruz desde la humildad, para resucitar luego como milagro para todos nosotros.
Nosotros sufrimos de muchos dolores, los combatimos desde la humildad de nuestra fragilidad, y desde esa humildad esperamos la parte de Dios, su milagro, su amor, su sanación, su libertad.
Ofrecer el dolor es abrazar la esperanza de saber la importancia de cada segundo de vida, de saber que es mejor pasarla bien a estar de lamento en lamento.
Ofrecer es levantarse del fango del pesimismo y lavarse con un agua pura que limpie las heridas y conceda paz.
Viernes santo, es un día para caminar con Jesús ayudándolo con su cruz, muchos se horrorizaron al verlo, nosotros le limpiamos su cara con nuestras vidas, es saber que vamos a sufrir pero que eso no es el final del camino, que el dolor no le gana a la felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario