jueves, 16 de diciembre de 2010

la dosis


Es que a cada rato nos vuelve cierta amargura, sobretodo cuando decimos: "las cosas no me salen como yo quiero".
Ya se acabó el tiempo de pensar en que todo depende de mi punto de vista, ni mucho menos del otro punto de vista o de aquel o aquella; ahora llegó el tiempo de pensar en la dosis.
"la dosis" es la medida en la que nos damos a los demás, sin vaciarnos de nosotros, sin saturar a los demás. Cuando podamos entender que no somos los dueños, entiéndase: ni de personas, ni de certezas que aplasten a otros, ni de autoridad divina, ni de superioridad física, en ese momento estará aprendida la lección, que somos iguales unos a otros y que juntos vivimos mejor.
Unidos es la mejor forma, pero no mezclados de egoismos, ni mucho menos de poder sobre los demás, mucho mejor sería que estuvieramos llevados por la humildad de nuestro ser.
Cansado está el rostro de aparentar ser lo que no es.
Cansado está el amor, esperando que doblegue mis fuerzas.
Cansada está la espera, mientras corro desenfrenado.
La dosis es para mí, para ser sencillamente lo que soy.
La dosis es para ti, ya que estoy contento con lo que me das, así yo piense que sea poco, pero es lo que tú das.

No hay comentarios:

Publicar un comentario