viernes, 14 de enero de 2011

el horario de un seminarista


chichi, de hecho, mucha gente me lo ha preguntado, hace días me puse a hacer un esquema de la rutina que nos rodea por un tiempo y que nos llena de disciplina para afrontar grandes retos.
Estudiamos dos carreras universitarias, filosofía y teología, ambas son interesantes, en la primera aprendemos a dar razones y explicar los porqués del mundo, del ser humano y de Dios pero desde la limitación temporal, en la segunda, nos atrevemos a estudiar a Dios en la Biblia, en la fe cristiana de los sacramentos, y en la liturgia, nos llenamos de fe y de ciencia.
El día a día es así, aunque puede variar de país en país:
Nos levantamos a las 6am para ir a la Eucaristía: así comenzamos ofreciendo el gran sacrificio por todo el mundo.
Desayunamos a las 7:30am: por lo general es arepa con algo que le agregan.
Vamos a clases hasta el mediodía: a veces provoca salir corriendo a dormir en las habitaciones personales pero hay que cumplir con el deber, los salones tienen pocos alumnos y siempre hay que intervenir, no hay chance de esconderse.
Al mediodía rezamos el angelus y luego almorzamos: se leen libros o alguna noticia mientras comemos.
Descansamos un poco hasta las 2pm: aunque es natural que alguno ruede el horario hasta las 4pm, jajajajaja!!.
En La biblioteca pasamos la tarde, ahí estudiamos, sacamos trabajos, jugamos solitario en las laptops.
Luego de todo eso, desde las 4pm hasta las 6:pm limpiamos toda la casa y luego nos vamos a hacer deporte, algunos les gusta hacer ejercicios, a otros el basket, futbolito o volibol, hacemos equipos y nos ponemos nombres como, "los despiadados" o "que no quede ninguno" y por lo general la regla del foul deportivo es "si no hay sangre, no hay foul".
Al final de la tarde, regresamos a la Capilla y hacemos la oración de las visperas, meditamos una hora en silencio con Jesús: este es un momento donde brotan grandes propósitos.
Después de la cena de las 7:30 pm, tenemos tertulias en el mirador hacia el lago, luego nos rotamos cada día: los lunes con preparación de lecturas dominicales, los martes con las charlas espirituales, los miércoles con reuniones con el rector, los jueves ensayamos canciones y los viernes vemos películas, nos mantenemos al punto con los estrenos de la temporada. los fines de semana trabajamos en las parroquias en lo que llamamos apostolado, los de filosofía regresan el mismo sábado, los de teología regresamos el domingo en la tarde.
Los domingos todo se pone muy sereno a partir de las 8pm, en nuestras habitaciones preparamos las clases de la semana, arreglamos la ropa, limpiamos la habitación, escuchamos música, o simplemente compartimos algo de comida que algún familiar nos haya traído.
Aquí pasamos grandes momentos, y no puedo olvidar los tiempos difíciles, también los vivimos aquí.
Tenemos el centro de la ciudad muy cerca.
Gozamos de una vista espectacular del Lago y sus marullos, junto con los grandes cargueros de petroleo y sus derivados, vemos a los pescadores con sus lamparas nocturnas.
Así es el horario de un seminarista.

1 comentario:

  1. Jejeje, muy interesante tu entrada Jesús, no sabia que teníamos que bajar a la biblioteca o que debemos hacer deporte.
    Me he reído mucho, son estos momentos lo que nos animan y es Cristo el que nos sostiene. Saludos.

    ResponderEliminar