viernes, 21 de enero de 2011

cuida tus lazos


Son tan sencillos de construir, con un simple roce se unen por mucho tiempo, los lazos sostienen la sorpresa de un diminuto regalo y, hasta mantienen un barco en el muelle.
Los lazos son los sentimientos de amor mutuo que nos tendemos entre nosotros, son nuestros sentimientos ligados por las relaciones que nos cruzan a diario.
Hay lazos muy fuertes como los familiares, otros tiene una inmensa profundidad sentimental como los del amor en todo su esplendor, también hay algunos débiles como cuando los de la desconfianza, hay lazos indisolubles como los esposos, hay lazos eternos como el del amor de Dios sobre nosotros.
Para amarrar tu lazo, necesitas del mio, no existen lazos solitarios, siempre son dos trenzas que en solitario serian eso...trenzas; pero que unidos hacen un bello adorno.
Los Lazos se hacen desde arriba hasta abajo, por eso nunca nos separamos de Dios, a menos que le caigamos a tijeretazos a las trenzas.
No nos conformamos con un lazo, buscamos todos los posibles y así adornamos la vida como un presentable obsequio de amor.
Es justo cuidar los lazos, sin ellos nuestras existencias quedan a la intemperie, sin adorno que la sostenga, sin fuerza que las levante.
Ahí están las trenzas, Dios hace los lazos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario