domingo, 20 de enero de 2013

irrealidades

El sueño de muchas personas es provocado muchas veces por lo que se promueve como la solución a todos los problemas, nos han quitado la vida real por la ficción, nos han quitado la "relación personal" por la "red social", nos robaron el "bienestar del amor" por una "tarjeta de crédito", nos quitaron el "corazón" y nos engañaron con "silicón". Es triste, sin embargo cierto, estamos viviendo tiempos en donde la lucha consiste en mantenernos en el campo de lo real frente a lo irreal infundido. Tenemos por lo menos dos causas: la televisión y la superficialidad en las relaciones. La televisión es la culpable de promocionar estilos de vida claramente ficticios: riquezas ganadas fàcilmente, estándares de belleza peligrosos, hiperactividad sentimental, sexo como ejercicio. Luego, la superficialidad en las relaciones, que se deriva de la televisión, nos invita a fijarnos en el entretenimiento frente a la bondad, nos invita a disfrutar por encima de respetar, nos llama a triunfar pero aplastando a miles... Dos condimentos más peligrosos que la comida de los restaurantes con la M gigante y amarilla. Las irrealidades que sufrimos son al menos 5: 1)la irrealidad de la belleza: maquillajes extremos, implantes peligrosos, cabellos artificiales, dietas suicidas; es lamentable ver como deprimen a mujeres saludables y las invitan a subirse al altar de los sacrificios quirúrgicos. 2) la irrealidad financiera: porque el mundo no lo maneja wall street, ni la compra-venta de dolares, ni los hoteles hilton, ni el índice standards and poors. 3) la irrealidad del sexo: nos quieren hacer creer que el tamaño de los miembros es proporcional al disfrute, y que la elasticidad es igual a la creatividad. 4) la irrealidad del éxito: colocando al consumismo como la tarea pendiente de cualquier exitoso, un día exitoso es igual a un día de compras desenfrenadas en un centro comercial, o la de ser el primero, dejando sobre los pies la sangre de los que se aplastaron en el camino hacia el triunfo. 5) la irrealidad religiosa: buscando a dios en frases vacías en las redes sociales sin ningún fondo moral que lo sustente, frases irreales como "te amo dios... comparte y te irá bien" intentan sofocar aquella voz interior que llama a un cambio de vida. la salud es más que un cuerpo estilizado, es el bienestar bio-espiritual de la persona en sintonía con su ambiente; las finanzas no son un llamado al egoísmo, sino al desarrollo de potenciales personales que tengan como fin el bien común; el sexo es una derivación del amor y no un ejercicio de gimnasio; el éxito es la alegría de vivir y no una corbata con traje y fraudes en los bolsillos; por último, buscar a dios no es llenar de cadenas fastidiosas las redes sociales, sino vivir con la mirada hacia la eternidad dejando de lado la maldad y buscando el bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario