jueves, 27 de septiembre de 2012

bio-gustavo, el padre sereno.

Es muy cierto, hay que hacerle homenaje escrito en vida a las personas que se quieren, y eso pretendo hacer con el Padre Gustavo Liscano, dado que, es muy bueno elogiar en vida deseando mucho bien y no, esperar el momento de la muerte para hacer estas cosas. El género biografía, suele ser muy extenso, dado que se hacen sobre personas mayores o de siglos atrás, aquí sólo busco resaltar algunos aspectos de la vida de éste sacerdote que apenas arranca su ministerio en la Iglesia Católica. Para ser bien exhaustivo, debo comenzar diciendo que él es el segundo hijo del amor de Mariza Castro y Teófilo Liscano, y sus hermano son Hender y Susana, ya ambos le han regalado el cariño de dos sobrinas: Mariana y Ana Sofía, respectivamente. Se puede declarar y sin el más mínimo error, que de sus padres adopto dos características primordiales, la tranquilidad de Teófilo y la astucia de Mari. Ha vivido en los antiguos campos de Lagunillas y con la primera movilización de habitantes dado el problema de la subsidencia, actualmente vive en Inamar, Ciudad Ojeda. De sus estudios conocemos que se formó en la escuela Carlos Emiliano Salón y culminó su básica en la "negra Matea", y el bachillerato en el liceo Domitila Flores ambos del municipio Lagunillas y un breve paso por la Universidad del Zulia. Bastante joven formó parte de una muchachada que se reunía en el recién construido templo Divino Niño de Ciudad Ojeda, cuyos fines eran el canto, el servicio en el altar y la pastoral de calle como la evangelización casa por casa. De ese modo conoció al Señor Jesús, y el mismo le interpeló en su vida convocándolo a su servicio como su sacerdote, decisión que le llevó dos años madurar. Su paso en el seminario se puede resumir así: Seminario propedeútico 2004-05, filosofía 06-09, teología 09-12, es licenciado en esas dos áreas del estudio y está certificado por la Universidad Cecilio Acosta. El día sábado 15 de septiembre del 2012 recibió la ordenación sacerdotal por manos de su Obispo William Delgado, en su misma parroquia de origen, el templo Divino Niño, y su primera misa fue el Domingo 16 a las 10am. En su caminar, hasta el momento destaco dos rutas que aunque iguales en distancia y finalidad, sin embargo son muy distintas en sentimientos. En la mañana de Pascua del miércoles 15 de abril de 2009 caminamos desde su casa hasta su parroquia con el ataúd de su padre en hombros, ese día cantamos el gloria más triste que hemos escuchado en la misa, y le dimos cristiana sepultura y descanso eterno a su padre Teofilo. En la mañana del domingo 16 de septiembre de 2012, caminamos con un grupo de vecinos y de seminaritas que lo cortejaban, vestido de sacerdote para que celebrara su primera misa; en la primera caminata íbamos tristes, en la segunda contentos, en aquella enlutada mañana iba Mari abrazada con él, en esta nueva mañana iba Mari con traje de gala saludando a sus vecinos y muy contenta, Gustavo caminaba en una procesión. Para finalizar y no hacer más extenso esto y no cambiar su estilo, afirmamos que es un hombre bueno, que cree en la misericordia humana, que aunque no es muy extremo en sus sentimientos, ha hecho de la tranquilidad y el silencio su clave para progresar en la comunión con Dios y sus hermanos, no es perfecto ni mucho menos un ángel, es un simple ser humano que simplemente es feliz celebrando la Misa y hablando de Cristo siempre. Su cumpleaños se celebra cada 8 de septiembre, le gusta coleccionar barcos, libros ilustrados como enciclopedias, los zapatos Rossi*, usa poco las redes sociales, ama imitar a sus compañeros y personajes famosos, canta muy bien el gregoriano.

No hay comentarios:

Publicar un comentario