viernes, 14 de septiembre de 2012

aleja tu orgullo interior

Uno de nuestros últimos enemigos interiores a vencer es el propio orgullo, escondido siempre en lo oculto de nuestras intenciones. leyendo la Biblia conseguimos un gran ejemplo: Pero la mujer insistía, corrió tras él, se postró y le suplicaba “Señor, socórreme” Jesús dijo: “no está bien echar a los perros el pan de los hijos” pero ella le contestó: “tienes razón, Señor, pero también los perros comen las migajas que caen de la mesa de los amos”. Alejar el orgullo interior es librar nuestra intención de toda pretensión de alabanza y de aplastar a otros con las victorias propias. Es alejar de nuestra vida la capacidad que tenemos todos de echar en cara cualquier cosa que poseamos a quien en el pasado pudo haber creído que no lo podíamos lograr. Es vivir con la alegría y no alegrarme por la desdicha de otros. Es triunfar y darle gracias a Dios, y no aplastar a otros con mi triunfo. Es ser humilde y creer en mi humildad hasta el final, no es evitar sacar las garras de la venganza en determinado momento (evitar ser lobo con disfraz de oveja) el orgullo interior es la última barrera que debemos vencer para ser bueno a todo nivel, el orgullo interior son las reservas que nos hacen desconfiados, está comprendido por palabras hirientes como "viste, ahora no necesito de ti", "ahora yo estoy arriba y tú abajo" El orgullo interior es una amargura camuflajeada en medio de todas nuestras buenas acciones y que muchos podemos tener en nuestras intenciones, en nuestro pensamiento, y que es el último obstáculo para ser felices sin importar en medida alguna la opinión que podamos fundar en los demás, alejar el orgullo interior es ser felices en sí mismo y no ser felices en otros.

1 comentario:

  1. esta muy lindo tengo mucho orgullo quiero alejarme de el y ser humilde y no se como hacerlo gracias mi nombre es sandy carrion mi correo es sandy.alejandro.carrion@gmail.com

    ResponderEliminar