lunes, 11 de abril de 2011

mira a tu interior sin miedos


"He cometido el peor de los pecados, quise ser feliz"
No te asustes de tu interior, en lo secreto de tu corazón se encuentra la esencia de tu vida, nada de lo que se encuentra adentro de ti y de mi es para morir de miedo, de nada sirve refinarlo con pensamientos rebuscados o con carteles que digan: de esto no pensaré.
Somos lo que esta en nuestro interior, nada se escapa, lo que equivale a decir que todo lo que está dentro de nosotros, somos nosotros, ahí se encuentran nuestros grandes amores, lo sublime del sentir, nuestros mejores deseos de superación, de hacer el bien, nuestros deseos de santidad, las luces que hacen brillar nuestras almas, nuestras glorias. Aunque también entran nuestras flaquezas, nuestras rabias, deseos de venganza, fantasías sexuales desordenadas, los sentimientos de no querer hacer nada, y nos podemos quedar cortos, pero ahí se mezclan nuestros dolores con nuestras glorias, nuestra santidad con la pecaminosidad.
Mirar al interior es tomar lo "bueno" y decir: esto valgo.
Mirar al interior es tomar lo "malo" y decir: de esto soy capaz, seré misericordioso.
Mirar al interior es no negarme a mi mismo, es ver mi vida con tranquilidad, porque ese es mi valor, nada humano es extraño a nosotros, nada nos asombra, y todo lo podemos entender.
Lo que nadie ve, es lo que somos en la tranquilidad de nuestra habitación, es lo que pensamos cuando nadie nos ve, donde no le mentimos a nadie, y que seria absurdo hacerlo con uno mismo.
En la mirada hacia el interior se encuentran los camino hacia la sanación y unificación de nuestras personas, podemos reconciliar nuestras realidades y así, darnos en la verdad.
"Humildad es andar en la verdad". Tanto la primera frase como esta del final pertenecen a Teresa de Avila, la grande.

No hay comentarios:

Publicar un comentario