miércoles, 24 de noviembre de 2010

tributo a la irreverencia


lo primero que hacemos es reírnos, luego explicamos su causa, no atentamos contra nadie solo contra los sistemas, nos llegaron a decir que eramos peligrosos pero no entendieron que somos creativos, en el pasado les dijeron "herejes" a manera de insulto, hoy en día nos dicen "cállese eso no es así".
Hay una condición que no ha variado desde los orígenes: en todo se puede pasarla bien. No somos los hijos de Peter Pan, somos los hijos de Sócrates.
la irreverencia es una palabrita que desequilibra el sistema de seriedad que nos arropa, es aquella característica de los que viven del riesgo intelectual, algunas opciones saldrán bien, otras no tantas, aunque eso afortunadamente no es ninguna derrota, sino otra oportunidad para pensar las cosas.
la irreverencia es un atrevimiento ante lo sólidamente establecido e imposiblemente cuestionado, es un chiste cuando todos abren sus bocas por un bostezo, es un pseudonimo en tiempos difíciles, es creatividad y colores ante la monotonía del negro o del blanco, es no aburrirse en clases aburridas o trabajar con ganas aunque hayamos tenido una somnolienta reunión con el jefe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario