miércoles, 2 de diciembre de 2009

todos merecen una oportunidad


Ya podemos decir que esto sea una especie de segregación racial, porque a muchísimas personas en el mundo le han quitado la oportunidad de demostrar que si pueden, por razones muy tontas: tienen aspecto de tontos, no son ágiles, no poseen la mejor presencia, o quizás hasta en su forma de hablar no son los mejores. Pero, ¿qué clase de mundo es este? Somos seres humanos, aquí no debe regir la ley del más fuerte, sino la que dicta que aquí todos somos iguales en dignidad.
Todos merecen una oportunidad, sobre todo cuando esta promueve la superación personal, la oportunidad significa demostrar que somos seres en superación constante, que nuestra meta es siempre “ser más”.
Aquí valoramos el talento de los privilegiados: los atletas profesionales, los grandes músicos, los mejores pintores y artistas del teatro, los científicos, los guías espirituales; aunque resulta que todos tenemos un poco de todos ellos, y no por eso el que no sabe de matemáticas no se debe atrever nunca a resolver una simple raíz cuadrada, o, el que es temeroso no podrá nunca escenificar una obra teatral, se trata que lo importante es la actitud de saber que sí se puede hacer aquello que nos proponemos, y que quienes tienen en sus manos el poder de ayudar, tengan la capacidad de ver en el otro u otra, el potencial de superación personal, pilar de nuestra dignidad.
¿Te han dicho que no sirves para algo? Muy probablemente sea eso lo que mejor puedes hacer en tu vida; ¿te han dicho, largo de aquí usted no logrará este objetivo? Puede ser que ya lo tengas casi completo. Recuerda que siempre se puede hacer algo más, que es una vulgar mentira decir que lo viejo no tiene remedio, siempre podemos avanzar y tener metas en cualquiera de nuestras edades.
Así haya precedido un error, siempre se puede reparar, de eso se trata la oportunidad, no de apoyar cadena de errores grotescos, sino de visualizar el cambio en la otra persona y permitirle nuevamente comenzar o retomar el camino.
Existen muchos ejemplos: Michael Jordan llegó a ser el gran jugador que fue en virtud de ímpetu de superación personal, Nelson Mandela fue el primer presidente elegido por votos en Sudáfrica (1994) después de haber pasado 27 años en carcel, por sólo nombrar a estos dos grandes ejemplos para la humanidad, haciendo un homenaje a científicos en sus áreas, tales como: Amartya Sen y sus teoría sobre la economía y el desarrollo humano, Humberto Fernández Morán y sus aportes a la neurocirugía, quienes teniendo orígenes humildes llegaron a ser grandes para la humanidad porque siempre creyeron en sus oportunidades, las aprovecharon, creyeron en ellos y ahora brillan como ejemplos para nosotros, para que sepamos que también tenemos "la oportunidad", y si nadie nos la niega, cómo negárnoslas nosotros mismos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario