viernes, 16 de agosto de 2013

¿la bondad humana?

El lazarillo de Tormes se exclamó: ¡cuantos debe de haber en el mundo que huyen de otros porque no se ven a sí mismos! y es que puede ser tomada de premisa de vida al salir a la calle donde se cruzan todas las personalidades, la calle como la nueva ágora, viene a ser el lugar del encuentro o del desencanto, de manera que que ante las dos posibilidades mencionadas, llega una pregunta fundamental, si somos seres de encuentro o desencanto ¿donde queda la bondad absoluta humana? Mucho se ha hablado de la bondad de los seres humanos tal como lo expresa Rene descartes al decir: "El bien que hemos hecho nos da una satisfacción interior que es la más dulce de todas las pasiones" otros muchos han hablado de la maldad absoluta de los seres humanos, así se lo preguntó Gilbert Keith Chesterton: "¿Es usted un demonio? Soy un hombre. Y por lo tanto tengo dentro de mí todos los demonios" Nada humano nos debe asustar, a manera de una breve guía sobre este tema, cabe decir que, en cuanto a naturaleza humana, la bondad y la maldad se mezclan, otros piensan en que la gracia y el pecado hacen carne en lo humano, aquí sólo intentamos ver la multiplicidad de reacciones y múltiples facetas que hacen vida en el plano humano, no hay nadie tan bueno que regale sus bienes ni nadie tan malo que no comparta aunque sea uno de ellos; no existe alguien tan malo que solo piense en la aniquilación del otro, ni nadie tan bueno que no espere nada a cambio, por lo tanto somo una mezcla, somos humanos, y ni nosotros mismos nos podemos asombrar de lo capaces que podemos ser tanto para el bien inmenso que podemos hacer como para la maldad que podemos desarrollar en un momento determinado. Somos seres en pleno proceso de conocimiento propio, somos hijos de las decisiones diarias, nuestra bondad o nuestra maldad depende de una elección consiente, entonces cabe determinar que más que seres buenos o malos, somos seres consientes. sin duda alguna en nuestro patio vital se pasea la bondadosa oveja y el malvado lobo, juntos!

No hay comentarios:

Publicar un comentario