sábado, 18 de mayo de 2013

el entusiasmo

Durante mucho tiempo hemos creído que todo los relacionado a la algarabía, festejos y caras felices es sinónimo de "entusiasmo"... Originalmente es entendida esta palabra como un fervor, una exaltación del ánimo, sin embargo hace falta seguir llegando hasta su sentido primordial para así poder vivir su verdadero poder. Su origen griego (enthousiasmos) habla de una inspiración divina, de un arrebato, de un éxtasis. Se trata de aquella sensasión que se apoderaba de las Sibilas, personaje de la mitología griega y romana, profetisas, inspirada en ocasiones por Apolo capaces de conocer el futuro. Sin duda alguna es una palabra cargada de fuerza positiva, se trata de llevar a "Dios por dentro", de tal modo que no es una mera y sencilla capacidad de sonreír; es una inspiración divina para asumir las labores cotidianas, es un ánimo sobrenatural que capacita a la persona a mirar con inspiración buena su presente y hacer lo mejor y más excelente para su bien. El entusiasmo es un empuje divino en el día a día para hacer las cosas muy bien.

No hay comentarios:

Publicar un comentario