lunes, 11 de febrero de 2013

recomenzar

Si todo pareciera perdido o si las oportunidades parecen escasas, lo único que nos quedaría sería el latir de nuestros corazones, y esa sería la razón por la cual reconocer que nada está perdido, si tenemos el chance de "recomenzar". Los lunes se caracterizan por darnos la fuerza de reiniciar las cosas, todo puede ser posible, todo se puede mejorar, solo hacen falta por lo menos dos motivos: 1.- saber que nunca es tarde y 2.- reconocer mi propio potencial al cambio óptimo. ¿sufriste mucho? reinicia tu vida con lo aprendido. ¿Lloraste mucho? reinicia tu corazón limpio. ¿Sentiste rencor? reinicia tu capacidad de perdonar. ¿Estuviste solo? abre tus puertas. ¿Creíste que eras un fracaso? reinicia tu mejoría. Nos ha llegado el momento de reiniciar, de pensar en la luz, de encontrar alegría en lo más sencillo. un paseo, una nueva amistad, un peinado con maquillaje, un curso que mejore tus conocimientos. Mantenernos en lo positivo y luchar por alcanzarlo, sabiendo siempre que lo mejor está en nosotros y somos capaces de convertirlo en realidad, ser optimista es ser un esperanzado-en-acto. Todo reinicio es una limpieza de lo tóxico de nuestros pensamientos por las buenas acciones que resguardamos, nuestros tesoros (proyectos, tendencias al bien, alegría y el amor) deben ser defendidos del oxido de la maldad y de las amarguras. En nuestro corazón deben aprender a convivir el manso cordero y la astuta serpiente, deben equilibrarse en orden al bien propio, toda búsqueda de equilibrio es un reinicio que programa nuestra mente para sanar las heridas del día a día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario