martes, 4 de diciembre de 2012

tú=yo

la nueva dinámica mundial nos exige cada vez más que cambiemos dos particularidades humanas y las hagamos "más humanas", valiéndonos de la repetición para caer en cuenta sobre dos realidades clave: 1.- Un lenguaje propicio para la bienvenida y no para el rechazo; 2.- Una posibilidad de ser espejos con los otros. Volver al lenguaje de la cordialidad, al lenguaje propio del acercamiento y no del rechazo, al lenguaje del entendimiento y del dialogo y no el de la discordia o el fingimiento. El rescate del lenguaje cordial y la fase humana de primer orden para aceptar a los otros como iguales, ya no hay divisiones de ninguna índole, se trata de acercarnos al núcleo de lo que somos todos, seres humanos... capaces de pensar, trabajar y amar. La cordialidad expresada en lenguaje es la capacidad que tiene la mente humana de aceptar y expresarlo en palabras que propicien el acercamiento y no el rechazo. Palabras expresadas con las manos abiertas: ven, acompáñame, te enseño, no te preocupes, estamos contigo... Del mismo modo, el personalismo de nuestro siglo, nos llevará a ir más allá de nuestros planteamientos, ahora deben ser teorías-aplicadas, donde la bondad sera la aceptación-en-acto, lo que seria igual a afirmar que, los actos bondadosos serán la expresión de la nueva humanidad que no termina de superar los clasismos y las diviciones en general; los actos bondadosos será el fermento de cualquier "nueva sociedad" y a nivel interno, de "una nueva persona". Los actos bondadosos son: mirar con atención al que habla, tocar con respeto al otro recordando que todos los seres humanos sudamos y ninguno se escapa a esa posibilidad, ni a la posibilidad de querer ser atendidos. Los actos bondadosos tienen la dualidad que los podemos dar y recibir, por lo tanto es un toma y dame de bondad lo que necesitamos a nivel personal y social. Ningún ser humano es superior a otro, todos poseen las mismas posibilidades, no así las mismas oportunidades (acotación a cambiar). Todos somos dignos de respeto y tolerancia. Hay que recordar que las lágrimas y el color de la sangre es igual en todos. El mundo fue diseñado para vivir en familia, no para dividirlo en clases. Hombre y Mujer son humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario