viernes, 6 de julio de 2012

escucha a quienes te corrigen

Somos muy tercos para aprender y para recibir corrección, y aunque parezca una misión imposible el aceptar esas realidades duras, hay que hacerlo. es necesario que para todos los tiempos y para nuestra vida en sí, darnos a la tarea de aprender a escuchar a quienes nos corrigen. Por mucho que nuestros estudios sean superiores a los de nuestros padres o nuestros ancianos, no debemos desestimar sus opiniones que provienes de algo en lo cual nunca les podremos alcanzar, en la experiencia, la cual es intransferible en tanto que cada quien la obtiene de forma personal. La mayor honra que le debemos a nuestros superiores es la escucha, pero es necesario aclarar que muchas veces somos los que corregimos y otras veces, nos corrigen a nosotros, por lo tanto, a la hora que nos toque corregir: diremos la verdad sin que esté mezclada de ese venenillo de "hacer sentir mal al otro". Y cuando nos toque recibir la corrección, nos tocará: mirar de frente y calmar el inquieto corazón o intestinos para no estallar en protestas sino quedarnos con lo bueno.

No hay comentarios:

Publicar un comentario